YONI Y VICKY

POSTBODA

Yoni y Vicky conocieron mi trabajo después de haber contratado a su fotógrafa de bodas. Aún así quisieron que les realizara una sesión de postboda y para mi, como siempre, fue un placer. Y cuál fue mi sorpresa cuando descubrí a una novia atrevida, divertida y con unas ganas tremendas de dejarse fotografiar. Y que decir de Yoni! La manera en la que mira a su ya esposa, deja entrever lo mucho que la quiere y ese es justamente el mejor ingrediente que me pueden mostrar mis parejas: Amor en estado puro!

Para realizar esta sesión elegimos un antiguo caserón abandonado que siempre me ha fascinado y que ya ha sido testigo de algunas de mis sesiones más especiales. A continuación nos dirigimos a la playa aunque por el camino nos encontramos un campo repleto de bolas de hierbas. Toda una tentación para mis sentidos, así que, inevitablemente paramos y nos lanzamos. Sí, si! Nos lanzamos literalmente, pues el señor y dueño del prado ya se disponía con su maquinaria a recoger los bolos así que no perdimos ni un minuto para tomar unas pocas fotos.

Y finalmente concluimos la sesión en la playa. A pesar de que el día había estado muy soleado, de manera imprevisible, el sol se ocultó antes de que pudieramos disfrutar de su partida en todo su esplendor. Así es el tiempo en Asturias.